Esta, amigos de madridlogopedia.com, es una de las preguntas más habituales de los padres cuando su hijo empieza a “arañar” el papel con el lápiz intentando seguir lo spuntitos que le ha puesto su profe para hacer un “1” ó una “A”.  Pues bien, no hay uan edad fija, con meses y días, para todos los niños, pero sí unos requisitos previos más o menos consensuados entre los profesionales para que la adquisición de la habilidad escritora se haga con éxito.  Otra cosa es el trabajo preescolar en el que más que la escritura estamos trabajando la habilidad motora y familiarizándonos con los signos iniciales. Dicho esto, la edad aproximada en la que se adquirirá con éxito la escritura está en torno a los 6 años.

Son varios los requisitos previos, las herramientas que vamos cargando en la mochila, que serán necesarios en este viaje que es la escritura. Os los resumimos:

– Adecuado desarrollo del lenguaje: En muchas ocasiones, deficiencias en la escritura vienen como la continuación natural de dificultades que ya existían en la expresión oral. Es aconsejable, en los casos en los que tenemos dificultades expresivas o comprensivas en el lenguaje oral, comenzar un tratamiento correctivo de dichas dificultades antes o de forma paralela al aprendizaje de la escritura.

– Suficiente desarrollo de la Inteligencia: Se podrá, en todo caso, aprender la mecánica sensoriomotriz  suficiente para realziar con éxito labores de copia, pero por debajo de ciertos niveles de desarrollo intelectual, derá difícil que la escritura logre los objetivos instrumentales y de expresión de conceptos ansractos que se le supone.

– Adecuado desarrollo socioafectivo: También en la escritura influye la estimulación ambiental en la infancia, muy especialemente en los años anteriores a la escolaridad obligatoria.

– Desarrollo seonsorial y de la motricidad: Como es lógico, este desarrolo influye definitivamente en nuestra capacidad como nuevos escritores, especialmente fijándonos en los siguientes aspectos:

– Correcta integración sensorial (visual y auditiva).

– Motricidad manual sin trastornos importantes: Entenderemos ahora el porqué de tánto juego con pinchitos, construcciones, piezas de diversos tamañaos, etc. en la escuela infantil… no hacíamos otra cosa que preparar el camino.

– Suficiente implantación y definición de la lateralidad.

– Ausencia de trastornos motóricos intensos.

– Motricidad global sin perturbaciones importantes.

Cuando consultamos a un logopeda por un problema lectoescritor, quizá nos sorprenda la cantidad de información que nos requiere para hacer el historial del niño, y quizá nos preguntemos para qué tanta pregunta… es posible que esta entrada nos haya ayudado a entender el motivo: la cantidad de sistemas que tienen que funcionar bien antes de aprender a escribir es impresionante y es que, aunque estemos acostumbrados, es una tarea compleja y muy sofisticada.

Bueno, antes de despedirnos, recordaros que si teneis necesidad de consultar a un logopeda sobre estos temas, nuestros amigos del Gabinete SENDA os atenderán a domiclio en toda la Comunidad de Madrid, de manera gratuita en la primera entrevista… ¡no dudeis en consultarles!. Pinchando en el enlace que os hemos facilitado teneis toda la información, pero si prefieres que te la cuenten directamente, los datos son: 645 578 605 o informacion@gabinetesenda.com

También en esta entrada, si quereis dejar cualquier duda como comentario, les pasaremos vuestros datos y os respondeán a vuestro correo (es importante que lo pongais bien) o escribiendo una entrada en este blog.

¡Un abrazo a todos, y hasta la próxima entrada!