El virus no es muy contagioso, pero el miedo sí.

Recientemente en España todos hemos vivido el contagio de ébola de una profesional sanitaria en Madrid con preocupación; los niños no son ajenos a esto. Algunos preguntan y quieren saber, otros no preguntan y viven para sí miedos y preocupaciones, muchas veces mezclados con fantasias imposibles, pero que realmente les hacen sufrir.

Por ello debemos ayudarles. Aunque la «crisis» mediática del ébola ya a ha pasado, junto con la afortunada recuperación de la persona infectada, esto no quiere decir que los miedos también desaparezcan.Niños miedo ébola consejos

Hace poco, nos comentaba un padre que ha pasado por una serie de pruebas de diagnóstico de un posible tumor; que por no preocupar a su hijo de ocho años no le quiso decir nada. Pero, como los niños también ven y oyen y sobre todo intuyen… se dio cuenta de que algo pasaba, y tiempo después -de pasarlo muy mal- explotó contándole a sus padres que pensaba que el padre se había contagiado de ébola y se iba a morir… El padre, que finalmente tuvo un tumor, se operó y afortunadamente se encuentra bien.

Saber comunicarse con los hijos, aclarar cosas, racionalizar miedos, etc. es fundamental.

El Child Mind Institute ha ofrecido en su página web algunos consejos para las familias norteamericanas sobre cómo hablar a los niños del ébola. Recogiéndolos, Emmanuel Rodríguez de Vera, psicólogo del Gabinete Senda, nos  traduce y adapta a la población española estos consejos:


La noticia de que el Ébola pueda aparecer cerca de nosotros es preocupante para los adultos,  sin embargo para los niños puede ser aterradora, especialmente si los adultos que los rodean están nerviosos.

Por eso es importante dejar que los niños sepan con total naturalidad que un brote de un virus como el ébola, a pesar de que pueden haber estado escuchando mucho acerca de él, es extremadamente raro, y que ha afectado sólo unas pocas personas en nuestro país.

Hablar a los niños del ébolaDéjale claro que el Ébola no es como la gripe o el resfriado, fácil de contagiar a alguien de tu alrededor. La única manera de infectarse con el Ébola es a través de un estrecho contacto con los fluidos corporales de una persona infectada, por lo que las posibilidades de que tú o tus hijos se infecten son extremadamente escasas. Ellos no tienen que tomar ninguna medida de precaución especiales para evitar e «contagio».

Los expertos tienen claro que el Ébola no es muy contagioso; sin embargo, sabemos que el sí miedo lo es. En este sentido hay cosas que puedes hacer para ayudar a los niños a luchar contra el miedo y procesar esta noticia inquietante de la forma más saludable posible.

  • Habla con los niños acerca de el ébola.  Cuando sucede algo que conseguirá una amplia cobertura mediática, no tardes en hablar con tus hijos al respecto: Es mucho mejor para el niño si obtiene su información directamente tuya.
  • Se un modelo de tranquilidad. Si hablas con tu hijo sobre el brote de una manera muy emocional, entonces es probable que tu hijo absorba tu emoción y muy poco más. Si, al contrario, mantienes la calma, es probable que entienda que el riesgo no es inmediato.
  • Apaga la televisión. No dejes el televisor encendido y las noticias  todo el día puestas cuando la cobertura es muy grande y hacen constantemente programas especiales..Invitados especiales, expertos y contertulios ensayan los peores escenarios y se repiten sin cesar. Las imágenes de personas con el equipo de protección biológica no son útiles y pueden ser aterradoras.
  • Escucha a tu hijo.  Invítale  a que te cuente todo lo que ella puede haber oído acerca del virus. Dale la oportunidad de hacerte preguntas. Contéstale con paciencia, entendiendo que detrás de sus preguntas pueden esta sus miedos. No le digas: ¿pero tú eres tonto?Cómo preguntas esas tonterías?  Tu objetivo es evitar que se forme fantasías aterradoras.
  • Sé tranquilizador.  Recuérdale a su hijo lo inusual de este tipo de cosas, y las medidas de seguridad que se han tomado para evitar que se propague.
  • Ayúdale a expresar sus sentimientos.  Que tenga claro que puede hablar contigo sin temor al ridículo. Hablar de los miedos puede ayudar a minimizar su poder.
  • Ten disponibilidad para ellos.  Si se siente mal, simplemente pasar tiempo con él puede hacer que se sienta más seguro. Hacer las cosas ordinarias juntos como una familia puede ser la manera más eficaz para ayudar a minimizar los miedos.

Esperamos que estos consejos os puedan ayudar. Si necesitáis consejo psicológico, os podéis poner en contacto con el Gabinete Senda.

Senda Gabinete Psicopedagógico SL